De Vilarinho a Barcelos. 17 de maio de 2019

La creadora Rosa Ramalho convertida en una figura más;

No se quedó sola la ciudad de Barcelos en alegrarme el día.  El puente de D.Zameiro lo hizo cuando estaba amaneciendo y el casco antiguo de San Pedro de Artes  cuando ya llevaba mediado el camino.    También lo hizo una mujer cuando estaba a punto de alcanzar Barceliños.  No fue un mal día a pesar de haber caminado la mayor parte de los 27 kilómetros que me tocaron hoy por carreteras y calles adoquinadas, pavimento que requiere una dosis mayor de voluntad.    Seguir leyendo, http://www.berenguela.com/17-de-mayo-de-vilarinho-a-barcelos/2019-05-31

De Porto a Vilarinho. 16 de mayo de 2019

cenadores en una quinta. Giao

Cenadores en una quinta. Giao

Tienen costumbres muy europeas los portugueses.  A las siete de la tarde empiezan a cerrar los bares, comen a las 12.30 y cenan a las siete y media de la tarde. Sin embargo, tardan en levantarse.  A las cinco y media cuando empecé a andar por la rúa de Cedofeita solo me crucé con una mujer que iba de retirada.  Rodeada la iglesia de Ramada Alta, un joven, que todavía llevaba un vaso en la mano, tampoco me parecía que acabara de levantarse, de la cama al menos.  Las primeras personas madrugadoras fueron dos mujeres mayores, sobrepasaban los ochenta, y mujeres eran  también la mayoría de las que estaban en las paradas del bus.   El primer hombre que vi empezando la jornada limpiaba un portal al principio de la calle Carvalhido.  Le acababa de hacer una foto a la iglesia con sus azulejos de color azul y me acerqué a preguntarle por la calle.  Es esta, me dijo, sin ni siquiera mirarme. Seguir leyendo:http://www.berenguela.com/16-de-mayo-de-2019-de-porto-a-vilarinho/2019-05-30