4º DÍA EN LA HABANA. 6 DE OCTUBRE DE 2018

Es sábado, no se puede desayunar en cualquier sitio.  Los habituales suelen estar cerrados y estos suelen ser los mejores.  Intento aprovecharme y pasar de esta primera ingesta, que es como mi médico de cabecera le llamaría al desayuno. Pero no paso, cedo ante un pan con perro. Después me dejo caer por el Habana Libre a tomar una Coca Cola mejicana, que se anuncia “con menos azúcar”.  Me parece que en este viaje no voy a perder kilos. Del anterior volví con cuatro menos.

Sigue leyendo

SAN ANTONIO D E LOS BAÑOS, 10 DE OCTUBRE DE 2018.

No fui a San Antonio de Los Baños a comprar la Cola Loca para pegar la goma de la carcasa de la cámara; pero la encontré allí.  Me costó, pero la conseguí.  Empecé preguntando en el Pto. Comercio “Taller Integral” ( ignoro lo que significa Pto.), que me pareció el lugar idóneo para conseguir arreglar mi cámara. Allí había un hombre joven, sumamente amable, que sin dejar de intentar arreglar un transistor lamentó no poder socorrerme nada más que indicándome dónde podía encontrar la cola loca.  Busque a un hombre viejecito que se suele sentar por la acera de enfrente, él la tiene, me dijo.

Sigue leyendo

Castillo de la Real Fuerza. 27 de octubre de 2018.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es dsc09717.jpg
Foso del Castillo de la Real Fuerza. La Habana.

Es sábado, he decidido acompañar a Nuestro Hombre en la Habana a La Habana Vieja.  Le gusta sentarse a leer en la terraza del Escorial. Dice que el café es bueno y el lugar agradable.  A mi no me gusta El Escorial, lo único que me gusta allí es el agua natural embotellada, la gaseosa de Ciego Montero y, por supuesto, las vistas de la Plaza Vieja, visita obligada para todo el que venga a La Habana. 

Sigue leyendo

Descanso. 26 de octubre de 2018

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es dsc09591.jpg
Hotel Habana Libre. La Habana.

Día de piscina y siesta.  Cansancio permanente.  La piscina del Habana Libre es como un charco de agua limpia en la que unos pocos de los afortunados decidimos librarnos del pegajoso calor de La Habana.  No fuimos nunca más de veinte personas las que estuvimos en la amplia terraza de la primera planta.  Allí donde el mural en azules de Amelia Peláez hace fachada del hotel que fue de los Hilton.

Sigue leyendo

Museo Napoleónico. 25 de octubre de 2018

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es dsc09402.jpg
Museo Napoleónico. La Habana.

En la calle me encuentro a mi vecino, el del segundo, el marido de la mujer que me ayudó el primer día cuando me quedó la llave en la cerradura y tuvieron que venir los vecinos, cada uno con sus artes, a tratar de extraerla. Al final fue alguien con unos alicates quien logró sacarla.  Que se estropee la cerradura del portal afecta a toda la comunidad y genera un gran problema, no es fácil conseguir una cerradura nueva y difícil también hacer tantas copias de llaves para tanta gente.  Fue un recibimiento extraño, desde aquel día uso la misma llave, no encontré quien me hiciera una copia de la original, y no ha vuelto a pasar nada. 

Sigue leyendo

El Mambí. 24 de octubre de 2018.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es dsc09058-copia.jpg
La Habana.

La luna me levantó esta noche de la cama y me resultó irresistible , le hice unas fotos sobre el vecindario.  No niego la atracción que la luna ejerce sobre mi, no me gusta la noche que despierta mis miedos y la luna le quita lo oscuro y me permite disfrutar de su calma. A primera vista no son unas vistas bonitas, pero como la belleza no existe si no sabes verla, yo me esfuerzo por buscarla en el juego de luces y sombras incluso de noche.  Pero me temo que soy muy torpe.

Sigue leyendo

Gran Teatro de La Habana “Alicia Alonso”. 23 de octubre de 2018

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es dsc08805.jpg
Gran Teatro de La Habana “Alicia Alonso”

Estuve en el Gran Teatro de La Habana “Alicia Alonso”.  A las nueve de la mañana unas veinte personas aguardaban delante de la puerta a que abrieran.  Le pregunté al hombre uniformado que estaba sentado en una silla junto a la puerta, a qué hora abrían y si se adquirían allí las entradas.  Era muy delgado y alto, mayor y cargado de hombros, y muy amable. Abren a las nueve y media pero no todos los días hay entradas, me dijo y me quedé perplejo.  ¿No tienen entradas todos los días? Le pregunté extrañado.  No, no hay entradas todos los días, respondió.  Y como me debió ver muy desconcertado trató de aclarármelo:  Mire usted, unos días tienen y otros no.  ¿Y usted no me puede decir si hoy hay entradas?  Pues no, porque yo soy el de seguridad; pero a las nueve y media alguien se asomará por la puerta y lo dirá.  Es Cuba, me dije y me fui a ver si desayunaba algo.

Sigue leyendo