Veintiocho de febrero. De vuelta

Aeropuerto de Huambo

Aeropuerto de Huambo

Aeropuerto de Huambo. Aeropuerto familiar, casi privado.  La torre de control tiene la altura de un tercer piso.  Todo es nuevo, excepto las relaciones que existen entre la cafetería del aeropuerto y la de dentro  de la sala de embarque, se odian.  El guarda de seguridad de la puerta, en cambio, se lleva bien con la mujer que regenta la cefetería que atiende la sala VIP, la de la sala de embarque.  Fue él el que me llevó hasta allí sin necesidad de que pasara por el scaner ni el control. Sigue leyendo