Descanso. 26 de octubre de 2018

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es dsc09591.jpg
Hotel Habana Libre. La Habana.

Día de piscina y siesta.  Cansancio permanente.  La piscina del Habana Libre es como un charco de agua limpia en la que unos pocos de los afortunados decidimos librarnos del pegajoso calor de La Habana.  No fuimos nunca más de veinte personas las que estuvimos en la amplia terraza de la primera planta.  Allí donde el mural en azules de Amelia Peláez hace fachada del hotel que fue de los Hilton.

Sigue leyendo

Museo Napoleónico. 25 de octubre de 2018

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es dsc09402.jpg
Museo Napoleónico. La Habana.

En la calle me encuentro a mi vecino, el del segundo, el marido de la mujer que me ayudó el primer día cuando me quedó la llave en la cerradura y tuvieron que venir los vecinos, cada uno con sus artes, a tratar de extraerla. Al final fue alguien con unos alicates quien logró sacarla.  Que se estropee la cerradura del portal afecta a toda la comunidad y genera un gran problema, no es fácil conseguir una cerradura nueva y difícil también hacer tantas copias de llaves para tanta gente.  Fue un recibimiento extraño, desde aquel día uso la misma llave, no encontré quien me hiciera una copia de la original, y no ha vuelto a pasar nada. 

Sigue leyendo

El Mambí. 24 de octubre de 2018.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es dsc09058-copia.jpg
La Habana.

La luna me levantó esta noche de la cama y me resultó irresistible , le hice unas fotos sobre el vecindario.  No niego la atracción que la luna ejerce sobre mi, no me gusta la noche que despierta mis miedos y la luna le quita lo oscuro y me permite disfrutar de su calma. A primera vista no son unas vistas bonitas, pero como la belleza no existe si no sabes verla, yo me esfuerzo por buscarla en el juego de luces y sombras incluso de noche.  Pero me temo que soy muy torpe.

Sigue leyendo

Un huerto urbano en La Habana. 22 de octubre de 2018

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es dsc08679.jpg
Huerto Urbana. Centro Habana. La Habana.

Leí una vez en una agenda, de esas que se regalaban antiguamente en Navidad, un proverbio chino que decía, “El hombre que solo habla de comida tiene poco que decir”.  Lo decía en chino, con mayor delicadeza y con algo de floritura; pero mi memoria que es vulgar y corta, lo archiva siempre todo traducido al román paladino y sale así. Y desde entonces me pongo en guardia cuando me tropiezo con alguien que está hablando de restaurantes y comidas.  

Sigue leyendo

El Nicho. Cienfuegos. 20 de octubre de 2018

Imagen

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es dsc08423.jpg
El Nicho. Parque Natural Topes de Collantes.

Me levanté temprano, estaba el sol empezando a abrirse paso por Cienfuegos.  La mujer que me atendía en la casa, la que bailó cuando le dije que aceptaba el cuarto,  que no era la dueña que había ido a La Habana a ver a una hermana, se empeñó en que desayunara lo que me había preparado y me resistí, no era capaz de tomar nada a primera hora.   No se preocupe, estoy bien y he dormido muy bien.  Y mucho mejor cuando se apagó el aire acondicionado que estuvo zumbando hasta la madrugada.  Ay,Ay, Ay Cómo no avisó?.

Sigue leyendo

Cienfuegos. 19 de octubre de 2018

Estoy en Cienfuegos.  A las dos horas quise volverme.  A las cuatro estaba encantado.  A las siete, sentado junto al mar y con los pies en el agua, pensaba que era un lujo vivir en Cienfuegos.  Y, por la noche, cenando, pensé en lo diferente que es el resto de Cuba, que conozco, de La Habana.  La Habana es una mezcla de desolación y entusiasmo en cantidades que varían según la zona, y si estás en la Habana Vieja o Centro Habana añádanse unas pizcas de asco, por la suciedad que hay en algunas calles. Solo unas pizcas.  

Sigue leyendo

Mi casa rusa. 18 de octubre de 2018

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es dsc07688.jpg

El Vedado. La Habana 181018

Vivo en una casa rusa en la calle Espada.  Es un edificio de cuatro plantas de cemento, solo de cemento, de módulos prefabricados.  No hay ladrillos, ni escayola.  El cemento se ve en los tabiques (en los paramentos verticales que les dicen los del oficio) y en los techos, que son de bovedilla, y no están recubiertos más que con unas manos de pintura; se ve también en las escaleras, donde los peldaños son de cemento desnudo, como el suelo del portal.  Suena mal esto del cemento, pero es un prejuicio de viejos. El cemento es la piedra moderna, me dijo una vez Celestino, que es un buen arquitecto. Y, además, estas casas están muy bien, mal aisladas, eso sí, pero con una distribución muy cómoda y con mucha luz.  

Sigue leyendo