De vuelta a La Habana. 21 de octubre de 2018.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es dsc08527.jpg

Me desperté a las cinco de la mañana y no volví a dormirme.  A las nueve había quedado un taxista en venir a recogerme para llevarme a La Habana.  Era un taxista de confianza de la dueña de la casa a la que conocí ayer noche, acababa de regresar de La Habana, no tenía nada que ver con la mujer que me atendió hasta ahora, la que se había puesto a bailar de alegría cuando acepté quedarme con el cuarto. La dueña no era tan expresiva pero era igual de amable, lo que más las diferenciaba era la manera de comportarse. La dueña tenía un trato más cultivado; quiero decir, estaba más educada en el trato social, se expresaba mejor, con un tono y modos más moderados. Son diferencias, que, a lo mejor, marca el carácter; pero también es probable que obedezca, al menos en las dos primeras generaciones de la revolución, a la educación familiar recibida.

Sigue leyendo

Cienfuegos. 19 de octubre de 2018

Estoy en Cienfuegos.  A las dos horas quise volverme.  A las cuatro estaba encantado.  A las siete, sentado junto al mar y con los pies en el agua, pensaba que era un lujo vivir en Cienfuegos.  Y, por la noche, cenando, pensé en lo diferente que es el resto de Cuba, que conozco, de La Habana.  La Habana es una mezcla de desolación y entusiasmo en cantidades que varían según la zona, y si estás en la Habana Vieja o Centro Habana añádanse unas pizcas de asco, por la suciedad que hay en algunas calles. Solo unas pizcas.  

Sigue leyendo