Lisboa, más. 30 de abril de 2019

Rua Augusta, en a Baixa, y a la puerta de la Plaza do comercio al fondo.

Ayer me vine cansado para casa dispuesto a dormir profundamente.  No fue así, pero me mantuve en cama sin esfuerzo hasta las nueve de la mañana.   Había decidido no echarme al camino hasta el día 2 y disfrutar de Lisboa durante dos días.  Subí hasta el Castillo de San Jorge, donde nació la ciudad, ubicado en una de las siete colinas en las que se asienta Lisboa y antes de alcanzar su puerta me detuve a desayunar en una pastelería.  Me contuve.  Un cuenco de frutas, un zumo de naranja y unas tostadas de pan con aceite, “un pan torrado con óleo”. Seguir leyendo: http://www.berenguela.com/30-de-abril-de-2-019-lisboa-segundo-dia/2019-05-05