Dajla. 18 de enero de 2016

Dajla

Dajla

Es uno de los cinco campamentos de refugiados saharauis que hay en este rincón de Argelia. El Frente Polisario tiene un país organizado en el exilio. Con el nombre de cinco de sus ciudades y el de un héroe muerto (Rabuni) en la guerra, intenta reproducir la organización político administrativa que tendría en el Sahara si no lo hubiera ocupado Marruecos. Rabuni, Aiun, Bujador, Dajla, Smara y Auserd. Esos son sus nombres.   Cada campamento funciona como una autonomía de las nuestras, con su gobierno por campamento, sus provincias y sus ayuntamientos. La intención principal, me imagino, es estar preparados para el día que reconquisten su país. Moral no les falta. Sigue leyendo

Viaje en tren. 10 de enero de 2016.

DSC02807

Una de las advertencias que me hace el cooperante sobre los saharauis es que son muy religiosos, extremadamente religiosos.   Y recuerdo con cierto pavor las repetitivas llamadas a la oración de los imanes de nuestro barrio, eminentemente musulmán, en Dire Dawa (Etiopía), que empezaban a las cinco de la mañana. Pero le respondo: No hay problema. Y el cooperante dice en otro momento, entienden y hablan español. Cada uno con su acento, con el del lugar de donde lo aprendieron, Cuba, Andalucía, Galicia… Después hablamos de otras cosas. Pero pienso si en el mensaje del Cooperante habrá una llamada a que sea comedido en mis expresiones. Pero en realidad no blasfemo tanto, solo cuando me lastimo, me equivoco o se me complican las cosas, pienso. La verdad es que no se de dónde me viene esto de hablar tan mal, este habla tabernaria. Si ni siquiera bebo. Sigue leyendo

DE O CEBREIRO A TRIACASTELA

Camino de Triacastela

Camino de Triacastela

Ya se que O Cebreiro no es Nueva York, pero ayer no pude subir las fotos al blog porque la velocidad de internet era tan reducida que me hubiera llevado veinte o treinta horas. Hoy no estamos mucho mejor en Triacastela. Empiezo a escribir esto mientras trato de subir las fotos del día de ayer. Hoy fue un día lluvioso, que vino a agravar la mojadura del día de ayer, y que empecé calzándome  las zapatillas todavía mojadas. Sigue leyendo

De Foncebadón a Ponferrada. Veintinueve de abril de 2015

Salí de Foncebadón esta mañana como quien huye de la peste. Todavía faltaba mucho para el alba y un coreano, asistente de director de cine según me contó, me iba alumbrando con su móvil.   Fue atento y a cambio yo le acompañé durante cuatro kilómetros a su paso, y le mantuve la conversación mientras el resuello me dejó decir palabra. Cuando me rendí y aminoré la marcha, nos fuimos separando hasta que a él acabó tragándoselo la niebla.   Salí temprano, ya dije, e hice bien en no seguir los consejos del pasadero, del sucio posadero, y no esperar a que llegara el día para salir al camino.  Me recomendaba que saliera con el día para disfrutar de las vistas de la caminata.  Pero hice bien en desatender su recomendación.  El monte Irago estaba cubierto por las nubes y no hubiera visto nada incluso con el sol encima. Sigue leyendo

De Logroño a Nájera. Quince de abril de 2015

DSC_0029

Descanso antes de bajar al Valle del Najerilla

La mayoría de los peregrinos duerme en las literas de los albergues por 7 ó 10 euros, come de bocadillos que se hacen ellos mismos con lo que compran en el súper o cocinan algo en las dependencias del albergue. Y beben agua. Andan escasitos. Muchos son pensionistas y ya sabemos para lo que da la pensión después de apartar lo de los gastos fijos. Luigi es uno de ellos. Anda rascado y preguntando siempre por la oficina de Correos, a donde le deben de girar los restos de la pensión, pero que nunca le giran. Sigue leyendo

Diecinueve de febrero. La transparencia de las casas de Kuito

Niños sentados en una tapia en Kuito

Niños sentados en una tapia en Kuito

El cooperante compra el periódico, es del día 14.  De las primeras veces que viví en Madrid, mi primo me dijo, en una de esas afirmaciones suyas tan rotundas, no hay nada mas viejo que un periódico del día anterior.  Y me lo dijo porque yo había cogido un Informaciones de ayer.   Para una persona de provincias, como yo, leer el periódico de Madrid con un día de retraso era lo diario, porque era cuando llegaba.  En Kuito leer el periódico con cinco días de retraso, según parece, no está considerado que sea tarde.  Es más, incluso nos lo cobraron como si estuviera recién hecho.  La verdad es que las noticias que trae son atemporales, que incluso podrían no haber ocurrido. Sigue leyendo

Quince de febrero. De mudanza

DSC_0176

Nuestra nueva casa

Este día estuvimos de mudanza, dejamos nuestra casa adosada de bajo y una planta en la avenida principal de Kuito, por una casita de planta baja situada más en el centro, muy cerca de la oficina, del Hospital y del cementerio.  Por cierto que me di cuenta ayer, de la proximidad alarmante que hay entre el Hospital y el cementerio.  No hay ni cien metros.   Sigue leyendo