Veintitrés de febrero. Último domingo en Kuito

DSC_0136

De domingo por Kuito

Es domingo por la mañana, mi último domingo en Kuito y en Angola, el jueves inicio el viaje de regreso.  El sábado por la tarde espero estar en casa.  No salí a primera hora.  Más bien salí tarde, ya estaba una de mis vecinas habituales instalada en la acera vendiendo la fruta de su huerta.  Hoy había abierto un paraguas, me imagino que para proteger su mercancía del sol que en las primeras horas calienta la acera de este lado de la calle.  Decido ir en dirección contraria, pero le hago una foto, no quiero perderme el efecto que a estas horas me saluda nada mas salir de casa. Sigue leyendo

Veintidos de febrero de 2014. Carnaval en kuito

Carnaval Kuito

Carnaval Kuito

Comenzaron los carnavales..  Delante del Sporting Club Petroleos de Bié instalaron un palco grande y alto, como para que fueran inalcanzables los que estuvieran allí subidos. Al día siguiente, esta mañana, pusieron dos mesas y cuatro sillas detrás de cada una y mandaron a unos guardias a que cerraran la calle al tráfico.  Por la tarde comenzó la fiesta. Sigue leyendo

Veintiuno de febrero. un día más en Nharea

Delante de la cantina de Ntete

Delante de la cantina de Ntete

Llueve tan fuerte que me refugio en el Ciber.  Me acaban de decir que no puedo hacer nada hasta dentro de una hora.  No han pasado dos minutos y me ven entrar.  Se ríen y me ofrecen una mesa, la mesa del jefe.  A dos metros de mi mesa empiezan a caer unas gotas.  La  chica, se hace hueco entre un pelotón de hombres que están de cháchara, entra en el servicio y saca el cubo grande del agua.  El jefe se lo quita de las manos y sale con él a la calle, lo pone debajo del chorro que cae del tejado para llenarlo.  La chica se conforma con la tapa del cubo para evitar que la gotera inunde el local. Sigue leyendo

Veinte de febrero. Andulo y Nharea

DSC_0574

Nharea, me los crucé en la calle.

Nos pasamos el día en Nharea.  Como en Kuemba, se trataba de un curso para policías, militares y funcionarios sobre Derechos Humanos.  El asunto se las trae en un país donde el presidente es el que más años lleva en el poder de toda África.  Pero claro, una cosa son los derechos y otra su ejercicio.  Lo primero es lo primero, reconocer que esos derechos existen.  Que ya me parece un logro.  Angola ha firmado en la ONU el respeto a los Derechos Humanos, un gran paso en un país cuya constitución acaba de cumplir cuatro años, pero en el día a día el desconocimiento de esos derechos es total. Sigue leyendo

Diecinueve de febrero de 2014. La transparencia de las casas de Kuito

Niños sentados en una tapia en Kuito

Niños sentados en una tapia en Kuito

El cooperante compra el periódico, es del día 14.  De las primeras veces que viví en Madrid, mi primo me dijo, en una de esas afirmaciones suyas tan rotundas, no hay nada mas viejo que un periódico del día anterior.  Y me lo dijo porque yo había cogido un Informaciones de ayer.   Para una persona de provincias, como yo, leer el periódico de Madrid con un día de retraso era lo diario, porque era cuando llegaba.  En Kuito leer el periódico con cinco días de retraso, según parece, no está considerado que sea tarde.  Es más, incluso nos lo cobraron como si estuviera recién hecho.  La verdad es que las noticias que trae son atemporales, que incluso podrían no haber ocurrido. Sigue leyendo

Dieciocho de febrero. De la pobreza a la miseria

DSC_0125

Kuito se hace pequeño para un viajero.  Al menos para un viajero como yo, que no soy estudioso de nada y no veo mas que lo que ve una cámara.  Claro que me quedan todos los barrios, el viaje a las profundidades, a la manifestación rotunda de todas las desigualdades.  Pero ahí no me apetece ir.  Ya he visto la pobreza en las aldeas, donde ni bancos tenían para sentarse en las escuelas.  Yo creo que ni escuela tenían, pues los dos días que estuve en la aldea de Calenga  no hubo clase.  La escuela, aquella caseta desangelada, no tuvo a nadie ninguno de los días.  Pero a lo mejor le ocurre como a los aviones, que a veces vienen y a veces no.  Pero siempre te dicen que hay. Sigue leyendo