18 de marzo de 2018. En almendrón en La Habana

Almendrón por la calle S. Lázaro. La Habana.

Me he quedado solo, Nuestro Hombre en la Habana se ha ido de guerrilla a dormir a la playa.  No quise ir, los planes eran para menores, por lo menos, hoguera en la arena, mucho ron y dormir en el suelo.  Prefiero el aburrimiento en calma del domingo en la capital.

seguir leyendo:https://viloriagrandesviajes.com/viaje-a-cuba-de-r-l-en-almendron-18-de-marzo-de-2018/

17 de marzo de 2018. La Habana en la calle.

Desayunando en la calle San Rafael. Centro Habana.

De nuevo desayunamos en la calle de San Rafael, en La Casa de los Batidos, en donde no se despachan batidos, solo  café, cerveza Bucanero y refrescos de Ciego Montero, que es la marca de la fábrica nacional de refrescos y de agua natural de Cuba.  A Nuestro Hombre en La Habana este boliche, que aquí llaman cafetería.  Dice que hacen un buen café y que el bocadillo de jamón , que siempre y en todas partes es jamón cocido, está muy bueno.  Yo paso, no me cuesta quedarme eno.  Yo paso, no me cuesta quedarme . Seguir leyendo: https://viloriagrandesviajes.com/viaje-a-cuba-por-rodolfo-lueiro-luminosa-habana-17-de-marzo-de-2018/

16 de marzo de 2018. Pan con Perro

Aparcado delante del Hotel Habana Libre. La Habana

Hoy me comí un pan con perro.  Ya sé que suena fuerte, pero no pude resistirme al pasar por delante del chiringuito “La Casa del Perro” que está en la 23, semiesquina a la calle L, como se diría en España;. en La Habana se dice entre las calles K y L.  Más señas: justo en frente de la entrada a Copelia, la famosa heladería.  En La Casa del Perro, sirven un buenísimo pan con perro, que es como le llaman aquí al pan con salchicha grande. En la lista de precios se detalla que la salchicha es de 154 gramos y el precio de 10 pesos cubanos, algo así como 40 céntimos de euro. Seguir leyendo https://viloriagrandesviajes.com/viaje-a-cuba-por-r-l-pan-con-perro-y-playa-16-de-abril-de-2018/

15 de marzo de 2018. De Víbora y almendrones por La Habana

Almentrón dejando y recogiendo pasajeros en la calle L. La Habana

Hoy aprendí muchas cosas. Aprendí que los vecinos de La Habana llaman La Habana exclusivamente a La Habana Vieja y a Centro Habana, los dos municipios más antiguos y populosos, el resto no es La Habana, es Playa, Miramar, El Vedado, La Víbora, Sevillano, Tamarindo… esos si son barrios con nombre propio aunque pertenezcan administrativamente a los municipios, Playa, Plaza de La revolución y Diez de Octubre, que son los barrios más urbanos de la Capital junto a los de Cerro y Regla Sigue leyendo

14 de abril de 2018. Centro Gallego/Gran Teatro de La Habana

Vistas, con El Capitolio a la derecha, desde uno de los balcones del Centro Gallego de La Habana

Bajó la temperatura y disfruté del día sin el agobio de los calores.   Los cubanos se ríen, estos son nuestros meses duros del invierno, dicen.  Para nosotros puro verano, incluso a primera y a última hora necesité un jersey.   Desayunamos en el medio de Centro Habana un bocata de jamón, en un pequeño bar que se llama La Casa de los Batidos, pero que no los despachaba, por lo que redondeé el desayuno con algo en un hotel del barrio pero dando al Malecón, el Hotel Deauville, aprovechando que tenía internet. Sigue leyendo

13 de marzo de 2018. Se enfadó el mar en La Habana

El Malecón de La Habana por la mañana.

Hoy fue el día en que se enfadó el mar y desalojó El Malecón.  Porque no fue construido para que se vayan a arrullar los enamorados, ni para los pescadores de caña y línea, ni como lugar para ver la puesta de sol,  ni como lugar de encuentro de los jóvenes, ni de los adolescentes, ni tampoco para los caminantes.  Para frenar el mar, para eso está ahí El Malecón. Lo vimos hoy.  Son los habaneros los que, con su ingenio y creatividad, han conseguido que El Malecón sea el paseo marítimo más famoso del mundo estando junto a un mar inaccesible en el que, incluso, está prohibido bañarse. Sigue leyendo

12 de marzo de 2018. Llueve en La Habana

El Malecón

Estamos en el Caribe y llueve.  Hoy lo ha hecho con fuerza en tres ocasiones a lo largo del día.  Como nos hemos venido sin paraguas, nunca se me hubiera ocurrido, la lluvia nos obliga a guarecernos bajo los aleros de las casas o en los hoteles.  Pero solo cuando jarrea.  Ante la lluvia pausada el habanero ni se inmuta. Seca pronto, me dijo una mujer cuando cruzábamos juntos la 23. Sigue leyendo