2 de abril de 2018. Paciencia en La Habana

La Habana es un ejercicio permanente de la paciencia, esa virtud de la que carezco; pero que aquí, sorprendentemente, acabo por practicarla sin mala cara ni malos modos. Esta mañana estuve seis horas delante de una ventanilla esperando a que me llamaran para renovar mi visado.  Fui sin desayunar porque creí que sería un mero trámite: entregar el pasaporte, el justificante de residencia en algún lugar, dos sellos de 25Cucs/dólares, el seguro médico del viaje y el primer visado.  Chegar e encher, pensé.  Y me equivoqué.  Se notaba que yo era de fuera, el único que no era paciente. No puedo achacarles nada. Al fin y al cabo, en todas partes es igual, siempre las esperas son eternas.  La diferencia está en la tecnología.

Sigue leyendo: https://viloriagrandesviajes.com/viaje-a-la-habana-de-r-l-el-visado-2-de-abril-de-2018/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s