Rabuni.13 de enero de 2016

 

El campo en Rabuni.

El campo en Rabuni.

Rabuni es la sede del gobierno saharaui en el exilio. Unas ventas desparramadas en un amplio descampado donde se ha armado, también, un mercado con tres docenas de casetas de adobe. Visitamos a primera hora el Ministerio de Cooperación donde el Cooperante tenía que gestionar algún asunto. Yo me quedé en la puerta con dos hombres que me acogieron entrañablemente. Uno de ellos, el mayor, que iba vestido con chilaba y turbante hablaba un perfecto castellano. Había vivido 12 años en la Costa del Sol y hablaba con cariño de España.  Después, cuando este hombre se lió con sus asuntos yo me dediqué a fotografiar el entorno. Lo que el cooperante tomaba como un campo reverdecido después de las lluvias de octubre, un murallón de contenedores que cerraba el horizonte frente al ministerio y un cruce de carreteras que dibujan con sus huellas en la arena los todoterrenos que se mueven en todas direcciones y, la mayor parte de las veces, campo a través.

DSC03017 (2)

La planta que pone algo de color en esta parte del desierto del Sahara. estos días.

DSC03007

Un cruce de carreteras delante del Ministerio de Cooperación

DSC02984

El muro de arena protector, en primer término, y al fondo el murallón de contenedores. Ignoro que protegen.

A la puerta vino a verme otro funcionario. Al principio creí que por curiosidad, pues no debe ser normal ver a un hombre con una cámara a la puerta de un ministerio en el desierto, pero ya sabía quién era. Me habló del Cooperante y de lo que opinaba de él su ministro. No fue necesario que yo le hablase de la sagacidad de su jefe, pues él mismo, para apuntalar lo que me acababa de contar, señaló que su ministro era un gran psicólogo y no se equivocaba nunca en su percepción de las personas. Por quitarle importancia al asunto, las alabanzas que hacía del cooperante, le pregunté donde había aprendido a hablar también castellano? Si había vivido en España? No, no. Lo aprendí aquí, del entorno, me respondió.

Entrada del Ministerio de Cooperación

Entrada del Ministerio de Cooperación

DSC03005

Nunca visitó España pero habla castellano perfectamente.

Después del Ministerio nos fuimos al mercado, un conjunto de pequeñas edificaciones de bloques de adobe. Intentamos comprar un móvil en la tienda de un señor que mostraba gran interés por el dinero. No tenía tarjetas ni se preocupó mucho por orientarnos donde podíamos conseguir una para mi móvil. Pero sí se mostró muy interesado en cambiarnos dinares por euros. Se le alegró la mirada y contuvo los músculos de la cara, me pareció la expresión de la avaricia cuando el cooperante le pidió cambio.

El Cooperante por una calle del mercado.

El Cooperante por una calle del mercado.

Un personaje radicalmente distinto fue el panadero que nos vendió unas hogazas de pan por las que tuvimos que esperar a que las sacara del horno. Un horno de butano rudimentario fruto del ingenio que agudiza la carencia de todo. Allí, en la trastienda dos hombres tomaban el te tumbados en el suelo, sobre una colchoneta. Les pedí permiso para hacerles una foto y no solo me lo dieron sino que me ofrecieron un te del que estaban tomando. Ardía pero estaba bueno.

Tomando el té en la panadería. Nos convidó.

Tomando el té en la panadería. Nos convidó.

DSC03084

El panadero cogiendo nuestros panes mientras otras hogazas están a punto de entrar en el horno.

Metiendo el pan en el horno.

Metiendo el pan en el horno.

Antes de dejar el mercado compramos fruta y patatas en un local donde se pudrían algunas lechugas pero donde de nuevo volvimos a encontrarnos con la habitual amabilidad del saharaui.

Las lechugas en el super.

Las lechugas en el super.

El resto de la mañana nos la pasamos en casa, en el interior de este fuerte donde viven los cooperantes, el mismo que donde fueron secuestradas hace unos años dos mujeres españolas. La frontera con Mauritania está solo a unos 60 kilómetros. Mohamed, el hombre al que me encontré muy de mañana entrando en el rectángulo donde está nuestra casa, vivió aquel momento pero no para contarlo. Las malas lenguas dicen que se hizo el dormido. Quizá fue una sabia medida para no tener que estar ahora haciendo el muerto.

El amable Mohamed.

El amable Mohamed.

Hamdi, en el salón de casa. El conduce el coche en el que nos movemos.

Hamdi, en el salón de casa. El conduce el coche en el que nos movemos.

Nuestro recinto, como casi todos los que arman defensas ante sus puertas, además del muro con alambrada que lo rodea, está cercado, a unos treinta metros, por un muro de arena suficientemente alto para que no lo pueda subir ningún vehículo. Además, ya en el interior, nuestras casas además de la puerta de madera que da a la calle, tiene después de un pequeño portal dos puertas más de hierro. Pero la sensación de tranquilidad es total. No hay temor ninguno en ninguna parte. La preocupación está en los saharauis que no quieren verse sorprendidos de nuevo.

El cierre de nuestro recinto.Al fondo la venta donde comimos.

El cierre de nuestro recinto.Al fondo la venta donde comimos.

Muro de arena, primera protección periférica. abierto para desaguar las lluvias de octubre pasado.

Muro de arena, primera protección periférica. abierto para desaguar las lluvias de octubre pasado.

Las puertas interiores de nuestra casa.

Las puertas interiores de nuestra casa.

Muro de arena, primera protección periférica. abierto para desaguar las lluvias de octubre pasado.

Muro de arena, primera protección periférica. abierto para desaguar las lluvias de octubre pasado.

Comimos en una venta que hay a un tiro de piedra. En un alto que se ve desde el puesto de guardia, a un centenar de metros o dos , que en el desierto las distancias engañan, del ministerio de la Juventud, que está aquí al lado. Hasta ahí les dejan caminar sin vigilancia, no más allá. Para acudir a la Base, el centro de la ACNUR donde tienen montadas las oficinas todas las ONGs, que está otros trescientos metros más allá, ya les obligan a viajar en coche.

La venta de las lentejas.

La venta de las lentejas.

Comimos lentejas. Según el Cooperante, que suele comer en este sitio casi todos los días, es lo mejor que se puede comer. Y debe ser cierto, porque estaban ricas y porque los de Médicos del Mundo, a los que sustituimos como comensales en la mesa que hay bajo un emparrado de lona, dejaron los platos llenos de arroz con pollo. Y lentejas fueron lo que se comieron los tres saharauis que comieron a nuestro lado. A los que les pedí que me dejaran fotografiarles. Los veréis, alguno podría pasar por criminal en Homeland, pero resultaron simpáticos y amabilísimos.

Uno de nuestros vecinos de mesa.

Uno de nuestros vecinos de mesa.

Otro de nuestros vecinos de mesa.

Otro de nuestros vecinos de mesa.

Este era el tercero de los cuatro que compartíamos mesa. el quinto está sus gafas.

Este era el tercero de los cuatro que compartíamos mesa. el quinto está sus gafas.

Como veis gana la amabilidad por goleada en esta tierra.

Ahora, mientras escribo estas letras y me eternizo subiendo fotos, falla internet, la tarde parece detenida como si fuera de verano. Cómo estás? Me preguntó Jaguari al saludarme. Le hubiera dicho que feliz, pero me contuve.  Bien! le dije. Él no. Estaba contento, como la mayoría de las personas con las que nos encontramos.

Una mujer deja la venta donde comimos.

Una mujer deja la venta donde comimos.

La puerta del Ministerio.

La puerta del Ministerio.

El mercado.

El mercado.

La gasolinera del mercado.

La gasolinera del mercado.

El Ministerio de la Juventud. desde aquí podría ser también el Misterio de la Juventud.

El Ministerio de la Juventud. desde aquí podría ser también el Misterio de la Juventud.

En la puerta del Ministerio.

En la puerta del Ministerio.

Delante de nuestra casa. A primera hora.

Delante de nuestra casa. A primera hora.

Un mapa en la pared de casa.

Un mapa en la pared de casa.

Nuestra casa desde la entrada en el recinto.

Nuestra casa desde la entrada en el recinto.

El mercado.

El mercado.

Una de nuestras vecinas con uno de los gatos de todos.

Una de nuestras vecinas con uno de los gatos de todos.

Nuestra casa, al fondo a la izquierda, la antepenúltima.

Nuestra casa, al fondo a la izquierda, la antepenúltima.

Mohamed viene a regar a primera hora.

Mohamed viene a regar a primera hora.

Uno de nuestros guardianes.

Uno de nuestros guardianes.

En el mercado

En el mercado

El desierto desde el Ministerio de Cooperación.

El desierto desde el Ministerio de Cooperación.

 

4 pensamientos en “Rabuni.13 de enero de 2016

  1. La impresión, por tus fotos, es de una zona muy seca y sin apenas gente. Vuestra casa me parece bonita con ese patio. Son un pueblo ( de lo que he visto en los niños que vienen) de gran belleza y ahora nos cuentas tú que tienen buen humor y se les ve contentos ( a mi me parecía que sus niños se mostraban seguros y tranquilos). Siempre me ha pasmado la facilidad que tienen para los idiomas. Un abrazo muy fuerte y gracias por tus comentarios y a través de ellos hacernos vivir el viaje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s