Nueve de enero. Esperando el visado para Angola

DSC_1534

Lámpara de La Bodeguilla de San Roque

Cuando uno carece de obligaciones remuneradas resulta mas difícil hacerle comprender a los demás que uno tiene parte del tiempo comprometido.  Y más difícil todavía si el compromiso es con uno mismo.  Cómo te vas a negar a hacer algo cuando el único impedimento depende de tu decisión…  Por esta razón no escribo todos los días en este diario del viaje a Angola.  Bueno, esa es, digamos, la disculpa con la que yo burlo a mi conciencia. Ay! Si hubiéramos aprendido a decir no.  Pero ya es tarde.   La verdad es que no escribo todos los días en este cuaderno de viajes por debilidad de carácter, por vagancia, por cansancio y por incapacidad para detectar en los pequeños sucesos  la esencia misma de lo importante, insensibilidad se llama eso, y dar por hecho que no ha sucedido nada que merezca la pena de ser contado.

A Manuel Vicent, que viajaba entonces por el valle de Katmandu, le  dijo un maestro venerable que habitaba el monasterio de Lopán, que cada noche  anotase en una libreta los cinco hechos agradables que le habían sucedido durante el día.

Anota solo las sensaciones placenteras insignificantes, las alegrías ínfimas, no los sueños desmesurados.  Esta mañana me ha despertado el sol en la ventana y he comprobado que esta vez no me dolía la espalda.  El perro me ha saludado con el rabo.  El dueño del bar, donde suelo desayunar hojeando el periódico, hoy se ha negado a cobrarme la ración de churros.  He leído la crónica deportiva: ayer ganó mi equipo.  El autobús ha llegado puntual y en la parada me han conmovido las palabras de amor que una madre le dirigía a su niña que se iba al colegio.  Le he preguntado al médico por los análisis y me ha dicho que todo está bien.  Al llegar a casa después del trabajo me arrellano en el sillón para ver una película en la tele mientras me tomo un gin-tonic.  El maestro Venerable aseguró que después de un tiempo en esa libreta se habrá formado un tejido básico de actos felices, de sutiles placeres efímeros, muy consistente, que sin darnos cuenta sustenta firmemente toda nuestra vida.  Puede que esto no sea mas que esa charlatanería que se expande mientras arden las consabidas barritas de almizcle e incienso y que solo sirve para olvidar la terrible crueldad e injusticia que nos rodea.  Pero el Maestro Venerable, en medio de aquel aire transparente del Hinmalaya, dijo que todas las flechas aciagas que la vida nos lanza casi ninguna da en el blanco.  Caen a nuestro alrededor y somos nosotros los que las arrancamos del suelo y nos las clavamos en el corazón, en la mente o en el sexo.

Después de haber incluido un bocadillo tan grande de Manuel Vicent, escribas lo que escribas siempre tendrás la sensación de

que eres farragoso o cursi.. Pero siempre me gustó esa columna.

En la embajada de Angola entregan los visados los viernes entre las nueve de la mañana  y las doce del mediodía. Nada más.  Y  dentro de tres viernes yo ya estaré camino de Kuito, que creo que es algo así como Lalín pero con Malaria.   A punto de montarme en un  todo terreno para recorrer los cuatrocientos kilómetros que separan a Luanda, la capital, de aquella ciudad.  Estaré allí si consigo el visado.  Olivier, el amigo francés del cooperante quedó en pasarse por la calle Lagasca y recoger el visado y mi pasaporte.

Y si no estuviera?  Habría que esperar al viernes que viene.  Y si me lo deniegan?  Entonces andaríamos con el tiempo justo para intentar corregir lo que hayamos hecho mal.  Pero esperemos que no, y que mañana, cuando me llame Olivier, yo pueda escribir en mi libreta, hoy me llamó el amigo francés del cooperante y me dijo que ya tengo el visado.

2 pensamientos en “Nueve de enero. Esperando el visado para Angola

  1. Sin lugar a dudas el descubrimiento por mi esta mañana de las nuevas aventuras de Rodolfo Rueiro es el primero de los cinco hechos de este día que apuntare en mi libreta virtual. Ansioso espero la nueva aventura, sabiendo que este comienzo de 2014 no puede ser mejor ya que este viaje inesperado que realizare a Angola junto con Rodolfo logrará desconectarme de la rutinaria vida diaria. Animo!!!

    JTS

  2. Ya ves que tienes seguidores fieles, pero el bocadillo de MV, es el único que te vamos a permitir tus fans porque estás en el precalentamiento. El visado ser imposible que te lo nieguen con ese espiritu aventurero
    abrazos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s